Peinados, Maquillaje, Salud y Mas

Como Cuidar las Pieles Sensibles Fácilmente Paso a Paso

La piel posee muchas manifestaciones negativas cuando no se cuida adecuadamente, manchas, la ausencia de humedad natural, sensación de calor, picazón son algunas de ellas, por lo que aprender a cómo cuidar las pieles sensibles paso a paso, es imperioso y de esta manera se  puede evitar cualquier complicación de esa índole.

Cuando no le damos el debido cuidado a nuestra piel, las glándulas sebáceas, que se encargan de producir grasa y agua natural, empiezan a generar menos cantidad por lo que dejamos nuestra piel desprotegida.

Para cuidar nuestra piel sensible y obtener una bella, hidratada y saludable, es necesario que sigamos una serie de cuidados, por lo que en este artículo encontraras algunos pasos muy efectivos para aprender hacerlo.

Te invito a leer:  Tratamiento casero para atenuar las estrías naturalmente

cómo cuidar las pieles sensibles
Piel sensible

¿Porque mi piel es sensible?

Muchas de las grandes diferencias que se establecen entre los seres humanos, no radica solo en la inteligencia o en su capacidad, sino que va más allá de sus características anatómicas que presentan cada uno, como  la forma física, el tipo de cabello, y la piel son alguno de ellos de otros aspectos.

La piel es probablemente una de las características físicas más importantes de los individuos, ya que ésta conserva dos funciones, la de protegernos y la de presentar una imagen atractiva a la vista, sin embargo, la piel  no es similar en todas las personas, por lo que lo cuidado deben ser diferentes y personalizados en cada uno.

Los científicos confirman, que la piel se subdivide en tres grupos importantes: la pile seca, grasa y mixta, sin embargo te quiero hacer mención de la piel sensible, que es un poco ignorada, pero muchas personas sobre todo las mujeres la padecen.

Cada día hay más mujeres que “sienten” su piel sensible; muchas veces confunden las reacciones del cutis ante la apariencia de agentes irritantes con una hipersensibilidad natural, esto es común debido a que son muchos los tipos de sensibilidad cutánea, por ello para asegurar que una piel es sensible, debemos acudir a un dermatólogo especializado, no podemos decir que nuestra piel es o no de un tipo en especial porque para ello, un especialista nos debe evaluar, sin embargo, aquí les dejo algunas características que podrían indicarles que su piel e sensible o no:

Hipersensibilidad

La piel sensible es capaz de reaccionar a distintos estímulos como si se provocara algún tipo de alergia, por ende su cuidado  estricto es más que necesario.

Existen 3 tipos de sensibilidad que caracterizan a la piel sensible:

1.    La sensibilidad inducida

No es una característica propia o natural de la piel, sino que se crea cuando se utilizan desmesuradamente agentes externos, como tratamientos cosméticos innecesarios, peelings, laser u otros, así mismo, agentes internos como el consumo de algunos medicamentos, o el mal funcionamiento hormonal puede inducir la piel sensible.

2.    La sensibilidad hereditaria

Como su nombre lo muestra, genera una piel sensible desde el nacimiento; muchas veces quienes padecen este tipo de sensibilidad padecen de enfermedades como la dermatitis o piel atópica.

Suele presentarse en cutis claros y reaccionan de forma desfavorable ante cualquier cambio brusco de temperatura o a las comidas picantes; este tipo de piel tiene tendencia a la cuperosis.

3.    La sensibilidad idiomática

Es el tipo más común en las mujeres; éstas sienten que su piel se irrita con facilidad aunque ésta no sea sensible.

También puedes leer: Prepara tus propios jabones caseros para la piel seca!

Cómo cuidar las pieles sensibles paso a paso

La piel sensible no es un castigo, es una clase de piel que necesita de mucha más atención que cualquier otra, por eso es necesario tomar ciertas medidas a la hora de llevar a delante su limpieza y correspondiente exfoliación. Para que la piel sensible luzca de la mejor forma posible debemos empezar por la alimentación y luego seguir las indicaciones.

1.      Alimentación

Una buena alimentación es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y por ende de nuestra piel por lo que debemos incluir algunos nuevos alimentos a nuestra dieta, así como excluir los que no perjudican.

Debe Incluir en tu alimentación

Alimentos ricos en vitaminas C

  • Kiwis
  • Naranjas
  • Frutillas

Mariscos y fuentes de omega 3

  • Camarones
  • Calamares
  • Pescados rojos y blancos

Así mismo debes consumir por lo mínimo 8 vasos de agua diaria, mantenerse hidratado es fundamental.

Debes excluir de tu alimentación

  • Alimentos con alto contenido de grasa
  • Harinas procesadas
  • Refrescos
  • Azucares
  • Picantes
  • Especies

Así mismo debe evitar disminuir el consumo de alcohol, cigarrillo. Además debes tener un régimen de descanso y evitar los trasnochos.

2.      Evitar exponerse a cambios bruscos de temperatura

La piel sensible suele reaccionar negativamente ante cualquier cambio bruco de temperatura, por lo que debemos evitar visitar lugares muy calientes así como tomar baños de vapor o sauna ya que estos rompen los vasos capilares ocasionado irritación y enrojecimiento.

3.    Limpieza de piel paso a paso

Para seguir los pasos de la limpieza de la piel, debemos recordar que la piel sensible no es un gran aliado del agua, sobre todo en la zona del cutis por lo que la enjuague se debe realizar con productos específicos para este tipo de piel, no deben contener alcohol ni ácidos derivados de las frutas ya que causan daños a los tejidos externos.

 En caso de optar por una limpieza mucho más profunda, los exfoliadores que utilicemos no deben estar hechos a base de granitos, éstos pueden llegar a maltratar la piel; lo ideal en estos casos es usar aquellos que se borran, es decir, que al frotarlos contra la piel forman una capa que retira con cuidado las células muertas. Una vez a la semana se aconseja aplicar una mascarilla antiinflamatoria o anti descongestiva.

  • Limpieza de piel

Para cuidar bien la piel sensible, sobre todo la del cutis,  debemos utilizar  productos suaves que contengan propiedades hidratantes, algunas  leches limpiadoras anti sequedad o los aceites limpiadores son ideales para prevenir la sensación de tensión en la cara.

Debes evita en cualquier caso los jabones que ofrecen una limpieza más agresiva y resecan la piel.

  • Hidratación de la piel

Las pieles sensibles necesitan un poco más de hidratación que la piel grasas o resecas ya que estas producen menos grasa natural, es por ello que puede escoger una crema extra humectante para preservar la humedad natural.

Recuerda que esto producto deben contener protector solar, además, puedes probar con aplicar en el rostro un poco de aceite de rosa de mosqueta, ideal para hidratar la piel sin engrasarla, siempre y cuando tu dermatólogo este de acuerdo.

  • Exfoliación

Hoy en día, existen en el mercado una amplia gama de productos para la exfoliación de la piel, y estos vienen  formulados para tipos específicos de la piel. Si usted busca bien, es seguro que encontrará una exfoliante adecuada para la piel sensible.

En general, la exfoliante para la piel sensible es hipo alergénica y no-comed génica. No contiene laurilsulfato sódico y conservantes a base de formaldehído, y es sin ninguna fragancia añadida.

En el envase  describe sus ingredientes  y especifica que  son para la piel sensible. Será aún mejor si usted fija una cita con un dermatólogo y le pide que sugiera una exfoliante para la piel sensible.

Últimas recomendaciones…

Ya sabes cómo cuidar las  pieles sensibles, por lo que en definitivamente el secreto para el cuidado de la piel sensible es seguir una buena alimentación, leer cuidadosamente y apegarse a las instrucciones de todos los cosméticos, cremas y productos para la piel.

Si deseas puedes leer: Entérate de la importancia de la elastina en la piel

Te invito a seguir visitando nuestro sitio web, donde encontraras los mejores cuidados para tu piel.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.