3 trucos para borrar las ojeras, fácil y rápido

Las ojeras son unas molestas manchas que aparecen debajo de los ojos, y pueden surgir por diversos factores, como lo son la herencia, problemas hormonales, problemas de circulación, consumir gran cantidad de cafeína diariamente, estrés, o también puede deberse a signos de agotamiento si la persona no descansa correctamente durante la noche.

Sea cual sea la razón que causa las ojeras, sabemos que no siempre es tarea fácil corregirlas o disimularlas usando maquillaje, pues se debe tener muy claro el tono de corrector que se debe usar, y a veces por querer remediar la situación, terminamos con la cara hecha un desastre. Y suponiendo que sepas bien como disimularlas usando maquillaje, no siempre tienes el tiempo y las ganas suficientes para maquillarte muy bien antes de salir. A veces simplemente salimos apuradas, y no nos da chance de aplicar corrector.

Y lo peor del caso es que el maquillaje es un “remedio” temporal, pues al quitárnoslo, volvemos a la realidad: nuestras ojeras siguen allí. Es por esto que es conveniente que pongamos en práctica uno que otro truco que nos ayudarán a eliminar las ojeras de forma eficaz, sin necesidad de que tengamos que acudir al maquillaje.

Las ojeras

3 trucos para borrar las ojeras rápidamente:

1. Limón y leche:

El limón es sumamente conocido por el efecto blanqueador que tiene, de hecho, se recomienda mucho para eliminar las manchas de la cara o las pecas, pues las aclara de tal manera que es capaz de desaparecerlas por completo. Esto sucede porque el limón tiene la capacidad de reducir la pigmentación en la zona donde se aplica. Algo parecido sucede con la leche, pero con la diferencia de que esta es un poco más suave, y al mismo tiempo hidrata y nutre la piel. Es por ello que la mezcla de estos dos ingredientes resulta excelente para aclarar esas ojeras oscuras que no se disimulan con nada, y lo mejor de todo, en muy poco tiempo.

Para este truco, debes extraer el jugo de un limón, y agregarle una cucharada de leche líquida. Mezcla muy bien, y luego empapa muy bien dos algodones de esta solución. Aplica cuidadosamente un algodón sobre el área donde tengas la ojera, teniendo precaución de que no te caiga en los ojos, pues te los puede irritar. Deja actuar aproximadamente unos 15 minutos, y retira con abundante agua. Lo más recomendable es que realices esto por las noches.

2. Carne de res cruda:

Puede sonar un poco incómodo o desagradable, pero ¿Nunca has visto en las películas que cuando alguien se golpea, aplica carne cruda sobre el golpe? Pues esto no es casualidad. La carne de res cruda ayuda a desinflamar y a desaparecer moratones, y al mismo tiempo nutre la zona. Para este truco, basta con que pongas un pedacito de carne cruda sobre el área de las ojeras y dejes actuar por 20 minutos.

3. Cucharilla de metal fría:

Este truquito es súper sencillo y lo mejor es que empezaras a ver los resultados de forma instantánea. Esto es gracias al frío aplicado en la zona, y al estar la cucharilla fría, el metal actúa como transmisor térmico, que provoca un efecto vasoconstrictor, es decir reactiva la circulación sanguínea de la zona, y de esta forma consigue la reducción del color oscuro de la piel, y desinflama el área.

Para ello solo debes encontrar dos cucharas, preferiblemente pequeñas, y llevarlas al congelador por unos 10 minutos. Cuando ya se encuentren bien frías, sitúate frente a un espejo, y aplica sobre el contorno de tus ojos, manteniéndola allí. Lo más que puedas. Luego, realiza movimientos circulares por todo el contorno de ojos, hasta que la cucharilla se haya calentado.

¡Estamos seguros que poniendo en práctica estos sencillos trucos lograras reducir y borrar las antiestéticas ojeras rápidamente!

Si deseas puedes leer: cómo rejuvenecer tu rostro utilizando terapias faciales con hielo

Sigue visitando nuestro sitio web, donde encontraras los más increíbles y prácticos consejos de belleza para ti.

También te puede interesar

Compartir es de sabios. Difundelo

Esto que ves soy yo… ni más ni menos, un pedazo de ser, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, una pizca de dulzura. Esto que ves soy yo… una mujer, a veces niña, a veces infinita, a veces apasionada. A veces entregada. Pero siempre soñadora, es todo lo que tengo,
es todo lo que soy… No es mucho, pero es todo…

Deja un comentario